El álbum de fotos de Hank Pym

Posted in ARTÍCULOS on Jueves 8 diciembre 2016 by obivalderobi

Después de tantos años de lector de cómics, uno empieza a criticar por sistema casi todo lo publicado actualmente y se vuelve difícil ilusionarse con los personajes que una vez te enamoraron. Debe de ser la crisis de los cuarenta.

Sin embargo, hay veces que algo te convulsiona y te hace volver a esa sensación de alegría y esperanza, a esa sensación de novedad y a esos primeros años en los que todo lo que leías te parecía fresco, original e ilusionante.

En este caso no ha sido un cómic, sino la página de tumblr de un autor al que descubrí hace unos años a través de sus pin-ups, antes de que empezase  a trabajar con las grandes.

Hablo de Phil Noto y su cuenta http://philnoto.tumblr.com, y en ella descubro un trabajo que, no sólo es original por el tratamiento de los dibujos imitando efectos de cámara fotográfica, o la imitación de portadas de revista con los personajes de Marvel, sino que sorprende por su respeto y cariño con el concepto que hace que los lectores veteranos tengamos ese vínculo especial con los personajes, la continuidad.

Cada imagen, de la misma forma que si fuese una vieja foto familiar, consigue el efecto de retrotraerte a esas épocas míticas de nuestros queridos personajes. Incluso, podemos ubicar cronológicamente cada “instantánea”, al margen de las anotaciones a pie de página, gracias al cariño que el dibujante ha puesto en cada una de ellas. Incluso juega imitando los medios técnicos de fotografía de la época en el tratamiento del color, según evoca fotos de los 60, 70 u 80, como esa fantástica tira de “fotomatón” de Jubilee.

En definitiva, un trabajo que agradecemos todos los marvel zombies, amantes de personajes y continuidades que, con tanto reboot y evento “secreto”, hemos mermado nuestra capacidad de asombrarnos con nuestros venerados personajes.
Gracias, Phil.

La muerte… ¿Dónde está la muerte?

Posted in ARTÍCULOS on Miércoles 7 diciembre 2016 by obivalderobi

Aunque el título del post pueda parecer un poquito macabro, es el inicio de una de las estrofas de la setentera canción de misa compuesta por Kiko Argüello (fundador de las comunidades conocidas como “Los Kiko”) llamada “Resucitó”.

Y viene al hilo de hoy, porque quiero compartir con vosotros las muertes de personajes de cómic que más me han impactado a lo largo de mi vida como lector.

Posiblemente el ranking pueda variar, dependiendo de los gustos de cada cual y de la época en que se leyeron dichos tebeos. El fundamento de mi ranking particular se basa en el hecho de que las que las componen son las que me impactaron por cogerme por sorpresa, en una era en la que no existían redes sociales, fanzines, correos o tan siquiera librerías especializadas fuera de Madrid o Barcelona.

Hoy día es difícil que las muertes de personajes nos sorprendan, o tengan un mínimo impacto emocional, ya que se suelen anunciar con bastante tiempo de antelación en cualquier “preview”, foro o publicación especializada, cuando no se “filtra” desde la propia editorial (como la famosa cuenta atrás para la “muerte” de Johnny Storm). Eso, sin contar que casi todas las últimas muertes (desde Superman a Capitán América, o “la víctima” de la segunda guerra civil) han contado con su pertinente y consabida resurrección… O contarán con ella.

Pues, sin más dilación, hay va mi particular ranking:

  •  La muerte de Gwen Stacy. 

Eran los primeros cómics que Vértice editaba en color, y descubrí con agrado la saga del candidato Raleigh, y cómo, poco despues, Peter volaba a Canadá para enfrentarse, nada más y nada menos que a Hulk. Y, a la vuelta del viaje un nuevo enfrentamiento con el Duende Verde, con la identidad secreta de Spidey en juego una vez más. “¡A ver cómo se las ingenia Spider-man esta vez, para que Norman Osborn pierda la memoria de nuevo!”, pensé. 

Sin embargo, el número acaba con Gwen cayendo desde el puente de Brooklyn y con el héroe rescatándola antes de que llegue al agua. “¿Por qué le grita al Duende que la ha matado?”, pensaba. No hay sangre, ni golpe y sólo parece aturdida. No entiendo esa obcecación en que está muerta ¡NO PUEDE ESTAR MUERTA! Es la novia de Spider-man. Punto. 

“Bueno, vamos a ver ahora como recupera Gwen la consciencia…”, me dije a mí mismo.

(…) 

(…) 

(…) 

Cuando terminé de leer el tebeo, no podía salir de mi asombro: “¡Gwen ha muerto!”. Cuando al mes compré el siguiente cómic, éste comenzaba con el entierro de la chavala… “¡Gwen ha muerto!” repetía mentalmente sin llegármelo a creer, como si la repetición del mantra pudiera devolverle la vida. 

No era una persona real, pero me sentí como si me arrancasen un trocito de mi corazón. Tanto fue así, que el objetivo a partir de entonces fue intentar completar mi escasa colección de “Spidermans” para beber cada momento trancurrido en vida del personaje. Ni clones posteriores ni hijas no deseadas (por los lectores, principalmente) devolvieron al personaje lo que significó para una generación de aficionados… 

La novia perfecta que todos quisimos para nosotros mismos se había ido para siempre, dejando un hueco imposible de llenar, que diría Alberto Cortez.

  • La muerte de Adam Warlock


La llegada de Jim Starlin supuso para este personaje un antes y un después. Yo lo conocí en su etapa anterior, en la que encarnaba un papel pseudo-mesiánico con muchos puntos en común con la vida de Jesús de Nazaret, pero con un mensaje más “woodstockniano” sobre las libertades del hombre en la Contratierra (la Tierra 2 del universo Marvel). Pero, todo cambió en su posterior enfrentamiento con el Magus, su yo futuro, convertido en líder tiránico y religioso que dominaba mil mundos.

Al ver que la lucha contra el destino de convertirse en tal ser es infructuosa, Warlock consigue trasladarse a la encrucijada cósmica en la que contempla los distintos caminos que podría tomar su vida y, tras limpiar y purgar con su gema alma el más largo y oscuro, el que le llevaría a convertirse en Magus, se lanza al más corto de trayecto, en una decisión suicida, para verse a sí mismo a las puertas de la muerte y absorber en el interior de su gema el alma torturada de ese yo moribundo.

Si esta “extraña muerte” (como la titulaba la portada del cómic) impactaba, mucho más estupefactante fue cuando, algunos meses después leía aquel anual de los Vengadores en el que luchaban contra Thanos y veíamos como Warlock, tras haberlo perdido todo y a todos sus seres queridos, quedaba malherido y al borde de la muerte… JUSTO A TIEMPO DE VOLVER A VER LA MISMA ESCENA DEL CÓMIC ANTERIOR con los mismos diálogos, pero desde la óptica del Warlock yacente en el suelo.

Todo un final inesperado (en 1980) que catapultaba a Adam Warlock al olimpo de mis superhéroes preferidos.

Su recuperación por el propio Starlin para la trilogía del infinito, una década y media después, no llegó a alcanzar las cotas de asombro que esa doble muerte causó en la mente de este marvel zombie.

  • La muerte de Supergirl.


Los cómics que yo había conocido de DC en aquella época, eran, para mí, pobres remedos de los espectaculares tebeos de Spider-man, La Masa o el Hombre de Hierro.

Superman podía tener unos poderes asombrosos, pero todo se reducía a mostrarle un trozo de kriptonita en el momento adecuado (de la mano de un Luthor cuyo objetivo en la vida se basaba en demostrar su ingenio planeando absurdas tretas para dominar al héroe sin un propósito posterior a esa dominación) y caer derrotado, para inmediatamente salir triunfante sobre la piedra alienígena con un supercacharro o un doble mecánico,  y terminar el episodio con un comentario humillante de Lois Lane, mofándose de Clark Kent y suspirando por el Hombre de Acero.

Novaro nos acercó a la época en la que Wayne Boring dibujaba al kriptoniano, cosa que motivó que nunca tuviese mucho interés por las aventuras del último hijo de Kripton.

Yo hacía un lustro que regalé todos mis cómics en una campaña de recogida de juguetes para niños necesitados (la revolución hormonal me hizo cambiar los cómics por la guitarra y las salidas con amigas) y recuerdo que, disfrutando de un permiso de la “mili” o servicio militar obligatorio, me paré en un quiosco a comprar el diario y vi, con agrado, que se seguían publicando cómics de los personajes que tanto reverencié. Recuerdo una portada de Spider-man en la que aparecía con un traje negro y pensé: “¡Qué manera de cargarse un personaje!”, para, acto seguido, ver este número de las “Crisis en Tierras Infinitas”. Lo compré y lo lei.

“¡¿Cómo han podido matar a Supergirl?!” fue mi reacción, en un arranque de rabia y dolor muy similar al que sentí con la muerte de Gwen Stacy. Y es curioso, porque nunca había leído un cómic protagonizado por Kara y siempre me pareció la versión femenina e insulsa del superhéroe insulso por excelencia. Ni siquiera llevaba el traje que yo conocía de la heroína…

Sin embargo, la fuerza narrativa de George Perez y la contundencia literaria de Marv Wolfman hicieron que, desde aquel momento, Supergirl ascendiera en el “Obiolimpo de supertipos” hasta convertirse en mi personaje femenino preferido.

Desgraciadamente, ni tebeos anteriores ni versiones posteriores hicieron justicia a esta versión de la prima de Superman (ni siquiera la Supergirl de Peter David que, si bien es un cómic imprescindible y que hay que leer, estaba basado en Matrix, un engendro creado en un laboratorio de un mundo paralelo), con una salvedad: los dos números de la colección “The Brave and the Bold” guionizados por Mark Waid y dibujados por (otra vez) George Perez.

  • La muerte de Jean Grey

La primera vez que murió, supe de su fallecimiento a posteriori.

Resulta que los números de tal suceso vieron la luz durante el baile editorial de los derechos de edición de Marvel en España, en esas llegadas a destiempo a los quioscos y, sobre todo, en el momento en que mis hormonas decidieron hacerme regalar mi pila de cómics y ponerme a perseguir faldas y corcheas.

Pero no fue menos impactante, ya que John Byrne había hecho que me enamorase de aquella pelirroja de carácter dominante y mallas ceñidas (en un diseño precursor del segundo uniforme de Carol Danvers) durante su estancia en la serie. Aventuras como la de la lucha contra Magneto en su base ártica (¿o era antártica?) o el enfrentamiento contra el mutante X me cautivaron por completo, y eso hizo que el deceso de este magnífico personaje me causara gran impacto (leí antes los episodios de su entierro que los de su muerte).

Sin embargo, cuando por fin pude conseguir dicha aventura, tuve una sensación extraña: por un lado, el leer cómo transcurrieron los hechos me hizo experimentar cierta sensación de plenitud, como si hubiese dado con esa palabra que tienes en la punta de la lengua y que se resiste a salir; por otro lado, la sensación fue de decepción ante esa viñeta final del soliloquio de Cíclope, en la que daba la sensación de que a Byrne se le había acabado el espacio para narrar el final y tenía que condensarlo todo en una viñeta colapsada de bocadillos, porque no era viable aumentar dos páginas más el cómic.

Y, para colmo, leo años después que quien murió no fue ella, sino una entidad cósmica que había clonado su cuerpo. 

Todo este maremagnum de emociones no fue óbice para tener esa sensación de pérdida experimentada por la ausencia de la maravillosa Jean Grey.

  • La muerte de Karen Page

Cuando yo pensaba que lo de las muertes de personajes de cómic ya no me podían sorprender ni afectar, hete aquí que aparece Kevin Smith para revitalizar la lánguida colección del abogado ciego y, en una saga magistral con dibujo excepcional de Joe Quesada llamada “Diablo Guardián”, me impresiono, me impacto y casi lloro con la desaparición de Karen.

La señorita Page no tuvo casi ninguna repercusión en mi infancia, por no pasar del papel de “fémina secuestrable” y amor imposible del protagonista en la colección de Daredevil. Pero a raiz de la fabulosa saga “Born Again”, el personaje no paró de crecer en personalidad y carácter, convirtiéndose en un pilar de profundidad de los personajes, con una miriada de dimensiones por desarrollar, ya fuese en su lucha contra el mundo de la pornografía, en su labor humanitaria e, incluso, en su vertiente como “ángel” radiofónico.

La saga (una de esas que nadie debe perderse) es emocionante de principio a fin y, aunque culmina trágicamente, catapultó la figura de Karen al estatus de figura mítica para los lectores, y a la colección a los primeros puestos de las listas de ventas.

¿Y a ti? ¿Qué muertes te impactaron? Cuéntamelas en un comentario y haré un post con las mejores experiencias recibidas.

Y si no ¡Nos enfadamos! – 3. ¿En que se parecen…?

Posted in ARTÍCULOS on Sábado 3 diciembre 2016 by obivalderobi

Todos hemos contado alguna vez un chiste de esos que comenzaban diciendo: “¿En que se parecen…?” y se que establecían una analogía graciosa entre dos elementos dispares, buscando el doble sentido de las palabras.

Había otro pasatiempo que, inversamente al sentido del chiste, se basaba en localizar algunas diferencias entre dos dibujos casi idénticos. Era el conocido como “Las 7 (o las 10) diferencias” y servía para ejercitar la agudeza visual.

Nuestras queridas editoriales superheróicas juegan en muchas ocasiones a un híbrido del chiste y el juego, al que podíamos llamar “Las Simiferencias”. 

Las “Simiferencias” se han camuflado a lo largo de casi 60 años bajo el pseudónimo de “homenaje”, aunque muchas veces era, simple y llanamente, un ejercicio de vagueza y ausencia imaginativa de los autores, y otras, la repetición de patrones para tener un elemento similar al de la competencia y así, explotarlos sin tener que dar explicaciones legales a nadie.

Así surgió, por ejemplo, el Escuadrón Supremo (cuyas “simiferencias” con la JLA eran varias y palpables), el Caballero Luna (“simiferenciable” de Batman) o Lobo (un Lobezno “simiferenciado”).

Y, aunque parezca que estos son juegos son cosa del pasado, resulta que hoy me dispongo a leer el Green Lantern 56 de ECC ediciones, en el que comienza la serie “Rebirth” de Hal Jordan, y me encuentro en la página 3 a un miembro de los Sinestro Corps llamada Lyssa… ¡¡¡Y DESCUBRO QUE ETHAN VAN SCIVER A “SIMIFERENCIADO” A LA GAMORA POST-ANNIHILATION!!! 

¿Efecto rebote del éxito cinematográfico de Los Guardianes de la Galaxia? Sea como sea, os dejo ambas féminas para que disfrutéis de este entretenido juego intereditorial.

Y si no ¡Nos enfadamos! – 2. Brillos metálicos

Posted in ARTÍCULOS, Y SI NO ¡NOS ENFADAMOS! on Jueves 1 diciembre 2016 by obivalderobi

Hay cosas que caen por su propio peso… O deberían hacerlo.

Si mi negocio fuese la fabricación de perfumes, trataría de que el envase contenedor no llevara olor a amoniaco o lejía, porque entraría en conflicto directo con la motivación principal del “business”, evitando que el cliente disfrute y adquiera el perfume (que no digo que oler a lejía sea algo negativo, pero que es poco apropiado para, por ejemplo, asistir a una boda).

De la misma manera, si se quiere vender una tela de características sedosas y suaves, a nadie se le ocurriría empaquetarlas en cajas de papel de estraza, como si de un kilo de boquerones se tratase.

¿Quien está bajo los focos?

Entonces… ¿Por qué nos venden cómics impresos en papel satinado?

Aunque parece que el fandom se ha acostumbrado a este fenómeno, promovido y ejecutado por la casi totalidad de editoriales, no deja de ser un handicap intentar leer cualquier cómic publicado bajo los rayos de cualquier fuente de luz.

Ir moviendo la página y girando el cómic para poder leer los bocadillos al completo es un molesto inconveniente que dificulta tanto la lectura como la apreciación y goce del trabajo de dibujantes y entintadores, y que no debiera de ser lógico en un medio eminentemente VISUAL (los lectores terminaremos por ser auténticos contorsionistas de circo).

Cualquier obra escrita en el terreno literario (y no digamos cualquier best seller) es impresa en papel mate que, además de economizar el producto, facilita el deleite del lector. Incluso los nuevos sustitutos del papel, los libros electrónicos, usan cristales no reflectantes y tintas que eviten el desagradable efecto de reflexión de la luz sobre su superficie.

Entonces, si es más barato y más cómodo para el lector el papel mate ¿Por qué se empeñan las editoriales en castigar a sus clientes fieles con soportes de brillo? ¿Quien fue el iluminado (nunca mejor dicho) que concibió la idea de publicar en papel satinado? ¿Y por qué se sigue imprimiendo de tal forma?

Pero todavía hay un segundo daño colateral provocado por el uso de los papeles satinados, agravado en el caso de aquéllos a los que nos gusta releer nuestras colecciones, y es la conversión de cada página del cómic en un catálogo de fichas policiales dignas de una temporada de C.S.I. Miami, por la cantidad de huellas digitales que se graban en las mismas.

Y el colmo de estas iniciativas es la moda de imprimir ciertas portadas en tonos metálicos (¡¿Quien ha dicho Civil War?!)

Estimados editores de Panini: ¿Nadie se ha dado cuenta en la editorial que es un ejercicio presbícico y “daredevilizador” para el seguidor intentar ver el dibujo de portada Y APRECIAR SUS COLORES en la edición del evento marveliano?

Pues no sólo se hizo en la edición en grapa de la primera Guerra Civil de 2007 sino que en esta segunda se repite la jugada.

Y no es necesario imprimir en papel de prensa (que tiende a amarillear como todos los lectores de editorial Vértice hemos comprobado) para ofrecer un buen producto al cliente, que sea agradable a la vista del lector. Aún tengo en mi comicteca ejemplares de Forum o Zinco que soportan perfectamente el paso del tiempo y que son apetecibles de leer (ya sea un Obras Maestras del Thor de Simonson o El Regreso del Señor de la Noche de Miller).

Pero, a pesar de la queja subversiva y anónima de muchos fans en tertulias improvisadas en librerias especializadas, seguimos comprando las historias de nuestros personajes y/o autores favoritos en “papel charol”, llueve o truene.

Igual el día de mañana podremos reclamar a las editoriales daños y perjuicios por dioptrías sufridas por los reflejos provocados por sus cómics. Llegado el caso, que alguien me avise, para poder pedir mis gafas subvencionadas a la aseguradora pertinente.

Y si no ¡Nos enfadamos! – 1. El fin de los cómics

Posted in ARTÍCULOS, Y SI NO ¡NOS ENFADAMOS! on Sábado 26 noviembre 2016 by obivalderobi

Me considero un lector veterano (por aquello de mi edad). Tanto, que empiezo a oler a rancio, como mis cómics de Vértice. Y es por ello que pienso que los cómics se mueren.

En un mundo donde las editoriales no son sino ramas de multinacionales tremendas, en las que suponen un porcentaje muy bajo de sus pingües beneficios anuales, cada vez importa menos la opinión de los lectores y cada vez más las hojas contables y que no desciendan los beneficios, aunque estos vengan del celuloide (el dinero no tiene “color”).

Creo que ese es el motivo de que a los compradores que hemos mantenido la empresa a flote durante muchos años (¿30? ¿40? ¿50? que cada uno elija su grado de “ranciedad”) nos estén tocando los atributos mes sí, mes también.

¡Oiga! Que me parece muy bien que ustedes, señores ejecutivos de la serie/film de moda, tenga que abarcar cuotas de mercado y alcanzar a colectivos minoritarios (¿minoritarios?) e innovar a personajes para hacerlos más molones, de forma que la caja registradora no pare de sonar, y, de esta manera, nos traiga un Peter Parker con lanzarredes orgánicos, un Drax “tatoo” o un Wally West afroamericano.

Pero ¡¿Por qué tenemos que soportar los lectores de “toda la vida” que nuestros personajes en papel se adapten a las producciones cinematográficas o televisivas?!

Ejemplo de "tochaco" caro, pero de inversión agradable

Ejemplo de “tochaco” caro, pero de inversión agradable

Una de las razones de que en España las editoriales Panini y ECC estén reeditando tanto material clásico es, en definitiva, la de que los clientes que mantienen el negocio están hartos de grapas y novedades de personajes que ni entienden, ni reconocen ni comparten, y prefieren encontrarse con sus héroes de toda la vida, en nuevas ediciones caras y mejor tratadas en cuanto a papel, traducción, color y tamaño.

Los que llevamos toda una vida aportando parte de nuestros ingresos al querido hobbie de leer tebeos (y, mientras más edad cumplimos, más dinero nos gastamos), no queremos que los personajes a los que amamos se transformen ¿Para qué? ¿Para que los espectadores de los cines compren  cómics? ¡¡¡ESO NO SUCEDE, SEÑORES MÍOS!!! Si eso fuese una premisa lógica, los cómics no seguirían vendiendo lo mismos números mes a mes, reduciéndose las tiradas paulatinamente con el paso de las décadas, sino que con cada “pelotazo taquillero”, las ventas subirían como la espuma.

Y, sin embargo, tenemos que seguir viendo como el Oliver Queen de toda la vida, ese personaje de perilla mosquetera entradito en años, se transforma en el engendro imberbe y clonación absurda del Arrow televisivo, Felicity Smoke incluída. Mucho no tardaremos en ver transformarse a la longeva, arrugada y metomentodo tía May en una madurita buenorra, a imagen y semejanza de Marisa Tomei.

¡DEJEN EN PAZ A LOS LECTORES, POR AMOR DE ODÍN!

Reza un lema evangélico “Dad al César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios”. Pues eso, dejad que los que gustan de explosiones y destrucción de ciudades por kriptonianos sin escrúpulos paguen su euritos con los “inventos de la gaseosa” y comulguen con ruedas de molino si Apocalipsis no pasa de ser un villano muy grande y muy azul que se come a los niños, y respeten la integridad de los héroes del papel respetando sus idiosincrasias y sus continuidades, que es por lo que pagamos nuestro dinero. Si no (y no es una amenaza, sino una realidad), el cómic en papel morirá, debido a una malnutrición de ventas.

Top 10 (ventas U.S.A. octubre 2016)

Posted in ARTÍCULOS, DC VS. MARVEL, TOP TEN on Viernes 25 noviembre 2016 by obivalderobi

Las ventas estimadas del pasado mes de octubre, ofrecidas por la distribuidora Diamond, las encabezaron los siguientes números y colecciones:

NÚMERO 1: BIG TROUBLE LITTLE CHINA ESCAPE NEW YORK #1 (Boom! Studios) 421,625 ejemplares.

NÚMERO 2: CHAMPIONS #1 (328,165 ejemplares)

NÚMERO 3: DOCTOR STRANGE SORCERERS SUPREME #1 (149,710)

NÚMERO 4: DARK KNIGHT III MASTER RACE #6 (133,642)

NÚMERO 5: BATMAN #8 (129,837)

NÚMERO 6: BATMAN #9 (126,090)

NÚMERO 7: CIVIL WAR II #6 (118,625)

NÚMERO 8: DARTH VADER #25 (111,381)

NÚMERO 9: ALL STAR BATMAN #3 (106,905)

NÚMERO 10: WALKING DEAD #159 (91,291)

Marvel ha conseguido darle la vuelta a la tortilla y volver a colocar sus colecciones en los primeros puestos de la lista, luchando contra el fenómeno REBIRTH de DC, si bien pudiera ser un espejismo, ya que varias de las colecciones que se colocan entre los 25 primeros puestos son los números uno de nuevas colecciones que (como suele pasar con todo los números uno de cualquier serie) tienen un tirón especial en ventas.

big-trouble-escape-new-york-comic-620

Doble portada de ‘Big trouble in Little China/Escape New York’

Caso más curioso es el de la serie que se alza como líder de ventas absoluto, el cual es un crossover entre las dos películas que componen el título (interpretadas por Kurt Russell), escrita por GREG PAK y dibujada por Daniel Bayliss, pero con las bendiciones de John Carpenter.

Con respecto a las colecciones Marvel, el top ten en ventas de octubre son:

1. CHAMPIONS #1 (puesto 2º) 328,165 ejemplares

champions_1_renaud_fried_pie_variant-600x922

2. DOCTOR STRANGE SORCERERS SUPREME #1 (puesto 3º) 149,710 ejemplares

3. CIVIL WAR II #6 (puesto 7º) 118,625 ejemplares

4. DARTH VADER #25 (puesto 8º) 111,381 ejemplares

5. CLONE CONSPIRACY #1 (puesto 11º) 90,285 ejemplares

6. DEADPOOL BACK IN BLACK #1 (puesto 15º) 78,653 ejemplares

7. STAR WARS #24 (puesto 16º) 78,160 ejemplares

8. DEATH OF X #1 (puesto 18º) 75,825 ejemplares

9. JESSICA JONES #1 (puesto 22º) 74,291 ejemplares

10. INFAMOUS IRON MAN #1 (puesto 23º) 73,735 ejemplares

Como vemos, siete de ellas son el primer número de la colección, dato que incita la curiosidad de los vendedores y compradores.

En el apartado de tomos, los diez primeros puestos en ventas los ocupan:

1. CHAMPIONS NO TIME FOR LOSERS #1 (Reedición de la colección “Los Campeones” de Marvel de 1970, con el material CHAMPIONS #1-3 y #14-15) $7.99

detail

2. WICKED & DIVINE TP VOL 04 RISING ACTION (MR) Image $14.99

3. EAST OF WEST TP VOL 06 (MR) Image $14.99

4. TOKYO GHOST TP VOL 02 (MR) Image $14.99

5. LOW TP VOL 03 SHORE OF THE DYING LIGHT (MR) Image $14.99

6. UNBEATABLE SQUIRREL GIRL BEATS UP MARVEL UNIVERSE OGN HC (Marvel) $24.99

7. DOCTOR STRANGE TP FLIGHT OF BONES (Marvel) $24.99

8. COLOR YOUR OWN STAR WARS TP (Marvel) $9.99

9. TREES TP VOL 02 (MR) Image $12.99

10. BATMAN DARK KNIGHT RETURNS BOOK & MASK SET (DC) $39.99

Y si no ¡Nos enfadamos! (0)

Posted in ARTÍCULOS, Y SI NO ¡NOS ENFADAMOS! on Jueves 24 noviembre 2016 by obivalderobi

¡Qué fácil resulta todo hoy con una buena conexión 4G y un móvil! Un click en la página de las editoriales y ya sabes qué publicarán el mes que viene…

1990-06-forum-miracle-man-4aRecuerdo tiempos no tan felices para los seguidores de cómics de superhéroes, cuando dependíamos de los famosos CHECKLISTS, esas páginas que aparecían dentro de los cómics y que nos informaban de las colecciones que salían ese mismo mes en la editorial de turno.

Y aunque hoy en día es casi natural acceder a esta información, los lectores que crecimos con Novaro, Vértice y Bruguera teníamos que desarrollar nuestros propios superpoderes para poder localizar un cómic. A saber:

  • OLFATO AUMENTADO: para olerte cuando llegaría el número deseado (no había día de la semana o del mes en concreto para la recepción de mercancía).
  • SUPERVELOCIDAD: para llegar antes que nadie y no quedarte sin tu ejemplar (llegaban pocos ejemplares a los puntos de venta).
  • PREDICCIÓN DEL FUTURO: para localizar el quiosco en el que aparecería dicho cómic (no todas las colecciones llegaban a todos los sitios).

La mayoría de las veces, tu colección de tebeos se componía de retazos de colecciones, en la cual saltabas del número 32 al número 35, no teniendo forma de localizar los publicados en medio.

Además los conceptos “CORREO DEL LECTOR” o “RESEÑA” pertenecían al más estricto terreno de la Ciencia Ficción…

1987-07-zincoNo fue hasta mediados de los ochenta que la editorial ZINCO comenzó a publicar en su última página un listado de las novedades del mes (me refiero a su segunda etapa de comics DC, es decir, con la edición de las famosas “Crisis en Tierras Infinitas”) .

Si bien es cierto que Forum ya había comenzado su andadura en 1982, innovando en sus ediciones artículos sobre las publicaciones, información de lo que sucedía en las colecciones en U.S.A. y cartas de los lectores, el concepto de “checklist” fue iniciativa de Zinco, realizando una labor impecable de información sobre las colecciones que ponían a la venta cada mes.

Además, cuando Forum comenzó a publicar sus listados de novedades, tres años más tarde, dicha relación no aparecía en todas las colecciones. Si comprabas un cómic editado por Zinco, fuese el que fuese, tenías la seguridad de encontrar en reverso de la contraportada las novedades del mes. Pero en Forum se daba el caso de encontrarte el checklist del mes en el Nuevos Vengadores 49 y no aparecer en el 50 (si aun guardáis dicha edición del grupo de la Costa Oeste, comprobadlo).

Más tarde llegaría Vid en sustitución de Zinco y la gran iniciativa se fue al garete, volviendo los seguidores deceítas a la incertidumbre de qué número llegaría y de qué colección (Superman, Batman y algunas limitadas, principalmente). Y Forum, lejos de tomar el relevo y subsanar el error, comenzó a publicar los checklists por familias (mutantes, Spiderman, Vengadores…). De esa forma, veías una parte de las publicaciones en la colección principal que seguías (p.e. los cómics cósmicos), pero no verías lo publicado en otra rama, salvo que comprases colecciones de las distintas “ramas” de la editorial.

No fue hasta algunos años antes de que Forum perdiese la franquicia Marvel en favor de Panini, que Planeta DeAgostini comenzó  a distribuir gratuitamente, en librerías especializadas, ejemplares impresos de los checklists para los compradores, teniendo el lector, de esta forma, el catálogo completo de las publicaciones que salían EL MES SIGUIENTE (un paso importante, ya que avanzábamos un mes en el conocimiento del material a publicar).

En el caso de DC, de Vid se pasó a Norma, con la misma laguna informativa y no sería hasta que Planeta se hizo con los derechos de publicación, que volvimos a poder programar las compras y a saber qué material podríamos disponer en cada mes. Gracias al Doctor Manhattan, en la actualidad ECC comics nos mantiene informados de sus publicaciones y sus novedades puntualmente, con un apartado en su página dedicado a los cómics editados y a los que se publican al mes siguiente.

Uno de los inencontrables de mi época

Uno de los inencontrables de mi época

Hoy en día, tan solo hay que hacer click en las webs de las editoriales y ahí está toda la información (Panini ofrece hasta TRES MESES de planes editoriales por adelantado). Sin embargo, los lectores de mi época (los que hicimos la E.G.B. con Galactus) echamos en falta ese sentimiento de victoria cuando, en la gran montaña de novelas para intercambiar que tenía tu quiosquero, encontrabas ese Thor volumen uno nº9 de Vértice que nunca llegaste a ojear, o volvías victorioso del mercadillo con un ejemplar del volumen dos de Spiderman que jamás soñaste con leer.

Había menos información, pero más magia… y unos cómics que estaban pésimamente editados, pero que nos sabían a gloria.