Ms. MARVEL #33

ms-marvel-033-david-yardinContinua Brian Reed con las tramas desarrolladas tras la Secret Invasion, contándonos en clave de flashback lo ocurrido tras ese salto adelante en el tiempo que nos mostró en el epílogo del número 30.

Serie muy recomendable para todos los amantes del buen cómic. Y eso que el despegue fue poco menos que dudoso. Bien es cierto que el personaje ha estado en el meollo de los dos grandes crossovers de la editorial desde que comenzó su nueva andadura.

Los que habéis seguido los tomos de Panini, veréis que el primer y segundo tomo prometían bastante con repesto a la nueva seire de Ms. Marvel, pero que con el tercero, las tramas eran un poco aburridas, a lo que no ayudaba el cambio contínuo de dibujantes.

En el tomo cuarto (operación tormenta de rayos) parecía que se recuperaba un poco el pulso.

Esto, lo visto en España, pues ya hemos analizado aquí el trasiego de la serie por la Secret Invasion. Pero ahora parece que por fin la serie ofrece unas cotas no vistas en su inicio.Comienza el número con Carol visitando la tumba del que fuese su amor, Michael Rossi. Allí se encuentra con Mason, pues a ambos los han citado mediante una carta que dice que Rashid está vivo y que Ascensión está en juego.

Suelta una perla más para ir alternando lo sucedido hace años en Afganistan con el presente.

A continuación, la acción continua con la huida de Carol de sus captores árabes en el pasado. El coronel Rossi la localiza y se encuentra con ella, que está (como sabéis por el número anterior) con un brazo y una pierna rotas y las uñas arrancadas por la tortura.

Carol no sabe si confiar en Rossi el asunto que ha descubierto sobre el contacto de Ghazi con la CIA y alguien denominado “Vitamin”.

Cuando Danvers, ya de vuelta en casa, empieza a mejorar, sus permisos de vuelo le son revocados, al alegar amnesia con respecto a su captura. Pero Rossi ha conseguido que sea trasladada a su cuerpo (la O.E.F.A.) con el mismo rango que posee. Juntos empiezan a desgranar la información que Carol sacó de los ordenadores de Rashid.

Cuando tras ocho meses han localizado a su Vitamin (esta es una denominación de la CIA para agentes de campo), Rick Mason se les adelanta y vuela el piso del agente, llevándose la información de vitamin.

Trasladada la acción al presente, Mason y Carol siguen en el cementerio esperando a quien quiera que sea el que les ha citado, que no es otro que Rossi (ya se sospechaba algo, cuando Carol dice delante de su tumba que no se encontró el cuerpo).

Él les comunica que ambos están en busca y captura, y que Norman Osborn ha ayudado a que Gazhi posea Ascensión, una de las más poderosas armas conocidas por el hombre.

Esto cada vez pinta mejor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: