Marriages Disassembled!!! ó ¿Para qué sirve un superhéroe casado?

Desde que algún autor decidió contar historias ilustradas, todo personaje principal ha tenido su interés amoroso. Tarzán y Jane, Flash Gordon y Dale Arden o La Sombra y Margo Lane son ejemplos que nos muestran que cada héroe tenía su interés amoroso y, por tanto, su talón de aquiles en ella.

Ya en la Golden Age de los cómics, el tema de la pareja del superhéroe parecía ser un rescoldo de los pulps: Clark Kent tenía una “relación” con Lois Lane, Wonder Woman con Steve Trevor o Batman con su Julie Madison (que luego fue su Linda Page y luego su Vicki Vale). Todo héroe, durante su existencia, tenía que tener un interés romántico que dotará de sentimentalismo y/o dramatismo las historias.

Al principio, ver que un superhéroe se casaba era asunto a tratar en sueños de la protagonista o como historias de otros universos paralelos (llámense What if u Other Worlds). Pero llegó el momento en que Stan Lee decidió llevar al altar a sus personajes… y todo cambió.

Reed Richards y Susan Storm fueron los primeros en pasar por la vicaría, a los que siguieron Mercurio y Crystal, la Bruja Escarlata y la Visión, el Espadachín y Mantis, Hank Pym y Janet Van Dyne… y así hasta llegar a LA BODA: Peter Parker y Mary Jane. Poco después, DC tomó la decisión de casar a Clark Kent y Lois Lane, después de casi 60 años de noviazgo.

Parecía que los personajes daban el paso, tal y como lo hacían sus miles de seguidores, y que con este acto se mantenía la empatía con los lectores, muchos de ellos adultos padres de familia.

Pero de un tiempo a esta parte parece ser que la idea no era tan buena, y las editoriales parecen haber llegado a la conclusión que los lectores no necesitan ser empatizados (entre otras cosas, digo yo, que porque estos personajes han sobrevivido a muchos de sus seguidores) y que los nuevos lectores (si es que existen) son más jóvenes y no sintonizan con personajes que actuan igual que lo harían sus padres. El resultado es que apenas quedan matrimonios en el cómic. Repasemos los diez casos más conocidos:

1. REED RICHARDS Y SUE STORM. Una de las pocas parejas que mantiene su estatus, quizás porque romper el matrimonio sería romper la Primera Familia (First Family, juego de iniciales con el nombre del grupo), aunque no han faltado momentos de tensión entre ellos, como por ejemplo los vividos durante la Civil War. ¡Lo que Lee ha unido, que no lo separe el cine!

2. PETER PARKER Y MARY JANE. Joe Quesada envió a Mephisto a que acabara con el matrimonio, porque parece ser que un Spider-man casado no era creíble. De aquel “Mefistazo” todavía se habla en foros y reuniones como el punto en que se dejó de comprar cómics del personaje. Al lado de ésto, la segunda saga del clon es un best-seller. No obstante, el peso de un secundario de la talla de la pelirroja hace que ella no haya desaparecido de la serie, y, quien sabe qué podría inventar algún autor de los que vayan a venir a las páginas de nuestro arácnido.

3. CLARK KENT Y LOIS LANE. DC decidió rebootear todo su universo, y, con ello, cambiar de pareja, eliminando a la “sosa” Lane del lado del Hombre de Acero y poniendo a la “potente” Diana en su lugar, pero sin casarlos, que para éso ella es una diosa y él un alienígena y  no se les aplican nuestras leyes civiles o religiosas. Los amantes deceeros suspiran añorando el momento en el que las cosas vuelvan a ser lo que eran.

4. WALLY WEST Y LINDA PARK. El evento que dió lugar al famoso reboot (Flashpoint) era una excusa perfecta para terminar de asentar en el nuevo universo a Barry Allen y quitarse de enmedio a un Flash con mujer en hijos. El segundo Flash (me refiero a Allen, ya que el primer Flash fue Jay Garrick) venía sin cargas maritales, ya que el evento había borrado también su matrimonio con Iris West, por lo que ya teníamos al velocista titular de la serie regular libre de enlaces conyugales.

5. HANK PYM Y JANET VAN DYNE. Ella era una mujer maltratada y él un maltratador, que, además, había creado a uno de los peores enemigos de la humanidad (Ultron, y, por cierto, si no habéis leído aún el tomo de Panini OGN LA CÓLERA DE ULTRÓN… ¡¡¡YA ESTÁIS TARDANDO EN CONSEGUIRLO!!!). Por lo que lo más lógico era que se separaran. Hoy día, ella echa de menos a la hija que tuvo con el mutante Kaos en Imposibles Vengadores (???) y él… ¿Os he dicho que leáis LA CÓLERA DE ULTRÓN? Pues eso.

6. TORMENTA Y PANTERA NEGRA. Un matrimonio que sorprendió a todos (y no por la casualidad racial) y que actualmente están separados. Se casaron con la Civil War en ciernes y después de que Namor atacara Wakanda y que casi la destruyese (Avengers vs. X-Men), él declaró oficialmente ae los X-Men como enemigos de su pueblo, por lo que Tormenta se enfrentó a T’Challa y arrojo su anillo de compromiso. Otro matrimonio a hacer puñetas.

7.  SCOTT SUMMERS Y JEAN GREY. Podríamos decir que es el caso de viudedad por excelencia, aunque antes de que ella muriese, Cíclope ya estaba empezando a tontear con Emma Frost. El matrimonio mutante que tan feliz fue durante una década, no fue el primero de Scott, ya que se casó con el clon de ella antes que con la original (Madelyne Prior). Y, si el primer matrimonio le fue de pena, abandonando a su mujer e hijos para irse con una “resucitada” Jean Grey (primeros números de X-Factor vol.1), el segundo fue bien hasta que él fue poseído por la entidad Apocalipsis, dando al traste con la relación, aunque fue Magneto quien se encargó de quitar de la ecuación marital a la portadora del Fénix, asesinándola en la etapa de Grant Morrison en la colección.

8. BLACKBOLT Y MEDUSA. Otro de los matrimonios Marvel que continua ¿Será porque él no le replica NUNCA a nada? ¿o, más bien, porque él se pasa más tiempo desaparecido que en casa? El caso es que ahora su raza está en plena expansión y ellos son necesarios, pero ¿será necesario que estén juntos? Solo el editor-in-chief lo sabe.

Mientras, tanto en el universo cinematográfico/televisivo como en el del papel impreso aumenta la población de inhumanos, y son tantos que necesitarán a líderes que los lleven a buen puerto y nos proporcionen muchas horas de entretenimiento.

9. BRUCE BANNER Y BETTY ROSS. Éstos también tardaron en pasar por el altar y no lo hicieron hasta la etapa que compartió Peter David con el dibujante Dale Keown. Tras su “sí, quiero” vivieron una relación con muchos altibajos: Ella murió; luego resucitó con otra cara; él fue lanzado al espacio y se convirtió en gladiador, casándose otra vez y teniendo hijos; tras el asesinato de su segunda esposa, cuando él volvió a la Tierra, se encontró con que Betty había vuelto con su cara repuesta, pero con mucha mala baba de color rojo… La verdad es que no sabemos si tras tanta alteración se puede decir que sigan siendo marido y mujer, pero tampoco es que le importe mucho a ningún guionista, ya que la relación de ambos es más de “Hulk aplasta” que de besitos y carantoñas.

10. WANDA Y LA VISION. Junto con el matrimonio Banner, creo que han sido la pareja que más ha sufrido en su relación. Se casaron en contra de los designios del hermano de ella. Cuando quisieron tener hijos, Wanda tuvo que crearlos con magia, pero se los arrebataron y le borraron de la memoria la existencia de los niños. Luego él fue desmontado y remontado, por lo que insistió en haber perdido sus sentimientos, debido a lo cual ella quedaba libre. Más tarde, Wanda recordó el tema de sus hijos, se volvió loca y mató a dos vengadores. Para colmo, los hijos aparecen vivitos y coleando, pero sin ella saberlo, y sumida aún en su depresión, se carga la realidad y a todos los mutantes que puede por el camino. Volvió y se redimió un poco, y actualmente milita en un no-grupo de mutantes y vengadores (porque “ni eso son Vengadores ni ná” como dice mi amigo Juan) y Dios sabrá que pasa por esa cabecita, pero no creo que la cosa tenga mucho arreglo, visto que en el terreno fílmico no la retratan muy cuerda.

Se quedan en el tintero matrimonios de personajes menos relevantes, pero que siguen adelante:

– Rick Jones y Marlo Chadler.

– Capitán Britania y Meggan.

– Luke Cage y Jessica Jones.

– Jean-Paul Beaubier (Estrella del Norte) y Kyle Jynadu (el matrimonio gay de Marvel).

– James Madrox y Layla Miller.

– Y el más disparatado de todos: Masacre y Shiklah.

 

Bueno pues, después del repaso, nos vemos en la próxima boda… si es que la hay.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: