¿Quien recuerda a Roy Kane?

En la historia del Señor de la Noche (Batman, para los iniciados), el manto del héroe ha recaído sobre varios personajes a lo largo de su trayectoria editorial.

Obviando la versión futurista del Batman Beyond, y otras versiones existentes en los universos paralelos conocidos a través de las narraciones conocidas como “Otros Mundos” (relatos cortos, minisagas o “one-shots” contextualizados en épocas tan dispares como la victoriana u otros futuros y/o pasados alternativos), la persona bajo la máscara del Caballero Oscuro, que habitualmente era Bruce Wayne, ha sido reemplazada en varias ocasiones.

Los sustitutos más recordados han sido Azrael (quien sustituyó a Bruce Wayne cuando Bane le rompió la espalda), Dick Grayson (el primer Robin y posteriormente Nightwing) o Damien (el hijo de Bruce Wayne y Talia, hija de R’as Al Ghul), aunque en los últimos tiempos, la persona que ha llevado el traje ha sido ¡¡¡OJO, SPOILER!!! Jim Gordon.

Sin embargo, en los años noventa, y con motivo de cumplirse el número 600 en DETECTIVE COMICS  y los cincuenta años de la creación del personaje (dicho cómic se editó en 1989), los autores a cargo de la colección (San Hamm a los guiones y Denys Cowan a los lápices) realizaron una saga de tres números (598 a 600), de más extensión de páginas de las 24 habitualez en aquella época, en la que Bruce Wayne descubría que en su principal empresa (Waynetech) el profesor Harbinger (sí, su apellido era el nombre del heraldo del Antimonitor de las Crisis en Tierras Infinitas) había estado probando en secreto un artefacto que permitía a su “conductor” trasladar su mente a otros cuerpos.

En dicha saga, Bruce Wayne era acusado de ser espía comunista (en una maniobra de sus empleados en Waynetech para evitar que les impidiese seguir adelante con las pruebas), y, posteriormente, quedaba en coma tras un disparo recibido en las escaleras del juzgado (tal y como, 25 años después, moriría el Capitán América al final de la Civil War de la Marvel). 

Sin otra opción para librarse de las acusaciones, perseguir a los que le inculparon y salvar su empresa, Bruce usa el artefacto de Harbinger para usar el cuerpo de uno de los portadores de los chips de control (un trabajador de Waynetech que fue usado en contra de su voluntad por Harbinger), el cual descubre accidentalmente la Batcueva y accede voluntariamente a prestar su cuerpo a Bruce para emprender su misión.

Dicho personaje se llamaba ROY KANE (en honor al creador de Batman, Bob Kane), apellido que ya portase la Batwoman de los sesenta.

Sin desvelar más entresijos ni el final de esta magnífica saga a aquellos que no la hayan leído (conocida como “BATMAN: JUSTICIA CIEGA”), os dejo este testimonio del breve paso de dicho personaje que vivió en sus carnes el legado de ser el Caballero Oscuro, el Detective, el Señor de la Noche… BATMAN.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: