Archive for the MARVEL: CAPITAN AMERICA Category

Marvel y el cáncer de pecho

Posted in ARTÍCULOS, MARVEL: 4 FANTASTICOS (Fantastic Four), MARVEL: CAPITAN AMERICA, MARVEL: CAPITAN MARVEL, MARVEL: EMMA FROST, MARVEL: IRON MAN, MARVEL: LOBEZNO (Wolverine), MARVEL: MS. MARVEL, MARVEL: THOR, MARVEL: VENGADORES (Avengers), MARVEL: X-MEN with tags on Lunes 8 octubre 2012 by obivalderobi

El pasado mes de junio, Marvel y la fundación Susan G. Komen For The Cure (para la prevención del cáncer de pecho), anunciaron un compromiso de trabajo que se ha traducido en una campaña de concienciación a través de una serie de portadas alternativas de distintas series de cómics que en el mes de octubre están siendo publicados en U.S.A., coincidiendo con que este mes es el dedicado a la Campaña Nacional de Concienciación de este tipo de cáncer ( National Brest Cancer Awareness Month 2012).

En algunos sitios web la noticia causó cierta decepción, al estar más inclinada la campaña al cáncer de pecho en hombres (más desconocido que el que afecta a las mujeres), de ahí que las portadas no sólo estén protagonizadas por féminas, sino también por los héroes más significativos de la Casa de las Ideas.

Todas las portadas llevan la impronta rosa (el color abanderado por la fundación) en fondos y definición de colores de las mismas, además de llevar mensaje, logo de la Komen y datos de consulta (web y teléfono americano).

Al margen de polémicas, os dejo aquí las portadas publicadas hasta el momento. Que las disfrutéis. Sigue leyendo

Máximas heróicas (XII)

Posted in MARVEL: CAPITAN AMERICA, MÁXIMAS HERÓICAS with tags on Sábado 9 junio 2012 by obivalderobi

Tributo a Stan Lee, The Man

Posted in ARTÍCULOS, AUTORES: MONOGRÁFICOS, GIRLS & WOMEN, MARVEL: 4 FANTASTICOS (Fantastic Four), MARVEL: CAPITAN AMERICA, MARVEL: DAREDEVIL, MARVEL: DOCTOR EXTRAÑO (Strange), MARVEL: ESTELA PLATEADA (Silver Surfer), MARVEL: HULK, MARVEL: IRON MAN, MARVEL: JEAN GREY, MARVEL: MARY JANE, MARVEL: SPIDER-MAN, MARVEL: THOR, MARVEL: X-MEN with tags on Martes 10 enero 2012 by obivalderobi

Fantástico el dibujo homenaje que J. Scott Campbell le ha dedicado a Stan Lee, rodeado por sus más importantes creaciones en el Universo Marvel (y, a la postre, las más influyentes). Tan solo cabría destacar que aunque el Capitán América no fue obra de su imaginación (sus creadores son Joe Simon y Jack Kirby), sí que fue idea suya rescatarlo de la memoria y actualizarlo para convertirlo en el icono que es hoy día.

¡¡¡Y que maravillosamente bella luce la añorada Gwen Stacy en primer plano junto a Stanley!!!

I am Captain America

Posted in MARVEL: CAPITAN AMERICA with tags on Viernes 25 noviembre 2011 by obivalderobi

Con este sugestivo subtítulo, Marvel realizó una serie de portadas alternativas de algunas de sus colecciones en el mes de junio y julio, para promocionar el estreno del film “Captain America: First Avenger”.

La verdad es que la promoción fue bastante original, ya que estas portadas alternativas invitaban a la idea de que “todos tenemos algo de héroe, todos podemos ser héroes, todos somos Capitán América”, tal y como rezaba el subtítulo de las portadas alternativas (que es, además, el título del post).

Médicos, soldados, policías, niños, deportistas o trabajadores son los protagonistas de esta promoción, a cargo de artistas de la talla de Alex Maleev, John Christopher Tyler o Marko Djurdjevic. Espero que os gusten.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Marvel Gold Capitán América

Posted in MARVEL: CAPITAN AMERICA with tags on Miércoles 9 noviembre 2011 by obivalderobi

El pasado mes de julio (2011) puso Panini a la venta el tomo CAPITÁN AMÉRICA: LA LEYENDA VIVIENTE, dentro de su línea MARVEL GOLD. 568 páginas a todo color con las primeras aventuras del Supersoldado en la década de los 60.

Al margen de la comodidad o no a la hora de leer semejantes tochos, he de decir que es una buena inversión, por varias razones:

  1. MATERIAL A COLOR – Es la primera vez en España que podemos leer todos los números de TALES OF SUSPENSE (obra de Stan Lee y Jack Kirby), colección en la cual aparecieron las aventuras del Capitán América, en una edición que cuida tremendamente el color (sin utilizar el sistema obsoleto de tramas). Anteriormente pudimos leer el mismo material al completo, pero en blanco y negro, en la Biblioteca Marvel editada por Forum (ya que las primeras ediciones del héroe abanderado por parte de Editorial Vértice comenzaron con el Captain America #100, es decir, el último número del tomo en cuestión) en los cuatro primeros tomitos (0-1-2-3), y una edición de los primeros números de la serie a color, editado por Forum en su línea ORÍGENES MARVEL (en el número 9, el cual incluyó desde el TOS 59 al 71).
  2. NÚMEROS COMPLEMENTARIOS Una de las cosas que, personalmente, eché en falta en la edición de la Biblioteca Marvel, fue que comenzase con el Avengers #4, episodio en el que el Capitán América era rescatado por los Vengadores. Este tomo no sólo incluye dicha aventura, sino que se completa con un número de la colección SARGENTO FURY (el 13), realizado por el mismo tandem creativo y en perfecta cronología con el resto de episodios, y, además, el STRANGE TALES #114, en el cual Stan Lee presentaba a un “extraño” Capitán América, y que sirvió para realizar un sondeo entre los lectores, con el fin de ver qué acogida podría tener el héroe, 20 años después. La única baza en la que aún gana la Biblioteca Marvel con respecto al tomo es la inclusión en su número 0 del primer número de Captain America Comics de 1941.
  3. APARICIONES TRASCENDENTALES Todo el elenco secundario que marcará al héroe en el devenir de sus aventuras se encuentra aquí: Sharon Carter, Craneo Rojo, los Vengadores, el Barón Zemo, Namor, Batroc, Nick Fury, el Superadaptoide, I.M.A., el cubo cósmico… Todos ellos comienzan su deambular en este tomo, en el que podemos disfrutar incluso de un episodio con el origen del Capitán. Contiene el tomo, también, varios episodios ambientados en los años de la Segunda Guerra Mundial, por lo que otro de los personajes queridos del que podemos disfrutar es BUCKY. Por si todo esto resulta poco atractivo, podremos ver uno de los primeros trabajos de John Romita para Marvel Cómics (TOS #76-77,  la presentación de Batroc, seguido de un número romántico a la vez que dramático, cuya protagonista es Peggy Carter) como preludio a su etapa en la colección, así como otro cuatro de los números magistralmente dibujado por el gran Gil Kane (TOS #88 a 91).
  4. MATERIAL ADICIONAL – Además de todo ésto, el tomo se complementa con una serie de artículos introductorios en cada fase creativa, realizados por un marvelita de origen como es Raimon Fonseca, el cual ofrece los datos necesarios para poder disfrutar a fondo de esta gran obra. Otro de los valores añadidos son todas las portadas de Tales of  Suspense protagonizadas por el heroe abanderado, a todo color, encabezando cada aventura.

En definitiva, una compra imprescindible para los amantes de la acción, del cómic en general, y de los seguidores del Capi en particular.

El origen del Capitán América

Posted in MARVEL: CAPITAN AMERICA with tags on Jueves 3 noviembre 2011 by obivalderobi

Pocos personajes de ficción han sabido sobrevivir, año tras año, a los embates que la industria del cómic ha sufrido desde la edad del oro de la misma (años 40): Superman, Batman, Wonder Woman son ejemplos de continuidad editorial, en los que sus creadores vendieron los derechos de edición, sin imaginar que estos mismos personajes pudieran alargar su existencia, superando y sobreviviendo a sus progenitores.

Esta fórmula de mantener al personaje más allá de los límites imaginativos de sus autores trajo como consecuencia la de tener que actualizarlos para mantener las ventas, ya que los conceptos y valores de la juventud de los 40 difería de los que tenían los jóvenes de los 50, y no tenía nada que ver con los de los 60… De esta forma, los personajes pasan por periódicas revisiones para adaptarlos a los tiempos que corren, siendo el caso marveliano más representativo de este supuesto el del Capitán América, el cual ha sido actualizado en varias ocasiones, para adaptar su origen a la óptica del público de cada momento.

El personaje nació en el año 1941, de la mano de Joe Simon y Jack Kirby (dos autores judíos), los cuales crearon este icono del supersoldado bajo la influencia del conflicto bélico de aquellos días (la Segunda Guerra Mundial) y como reflejo de la necesidad de mantener los valores de democracia ante el avance de las tropas de Hitler.

En base, los elementos de la historia primigenia no han variado: Un joven rechazado para el servicio militar por su pésima forma física, es utilizado en un experimento secreto, el cual le confiere las características de un superhombre. Pero los espías nazis matan al inventor de la fórmula y el joven queda como el único supersoldado creado por la misma para defender el país. Pero con el paso del tiempo, se han ido añadiendo y sustituyendo elementos para completar la historia.

En este primer cómic (Captain America Adventures #1, marzo de 1941, editado en España en Biblioteca Marvel Capitán América nº 0), los primeros personajes en aparecer son el presidente Roosevelt (presidente de U.S.A. en 1941) y el jefe del F.B.I. J. Arthur Grover (nombre de cierta analogía con J. Edgar Hoover, auténtico nombre del jefe de la famosa agencia, desde 1935 a 1972), personajes que dotaban de verosimilitud a la historia.

Los personajes llegan al lugar secreto del experimento (la trastienda de una tienda de antigüedades, vigilada por una anciana, que resulta ser la joven agente X-13 disfrazada) y ya están en la sala de pruebas todo preparado, con un delgado joven como cobaya de la misma y el profesor Renstein realizando los últimos preparativos.

Cuando el experimento da resultado, un espía nazi infiltrado mata a Renstein, el cual, antes de morir bautiza a Steve Rogers como Capitán América. Rogers avanza hacia el espía y de un puñetazo lo lanza hacia el aparato eléctrico, muriendo calcinado.

Steve es reubicado al campamento militar Leigh como soldado, y allí, Bucky Barnes (la mascota del cuartel) le descubre mientras se disfraza de Capitán América. Steve decide convertirlo en su ayudante, para que guarde el secreto.

En tan sólo seis páginas (de las ocho que completan la historia), Simon y Kirby crearon los rasgos principales del personaje. A partir de aquí las aventuras del Capitán América se publicaron hasta 1950,  año en que se vió la luz el Captain America Comics #75, última aparición del héroe hasta que Stan Lee decidiera revivirlo.

Efectivamente, con la adaptación de la empresa Atlas (heredera de la Timely Comics) a Marvel Comics Group y el reciente éxito que sus colecciones estaban cosechando (4 Fantásticos, Spider-man, Hulk…), su editor jefe, el grandioso Stanley Lieber (Stan Lee) decidió sondear al público a ver como se acogía la idea de la vuelta del abanderado, de manera que en el Strange Tales #114 (noviembre 1963) aparecía un Capitán América que se enfrentaba a la Antorcha Humana (Johnny Storm).

Aunque éste personaje resultó ser el villano Acróbata disfrazado, el público reclamó la vuelta de Steve Rogers mediante una avalancha de cartas a la redacción, y este regreso se hizo efectivo en el Avengers #4 (noviembre 1964, biblioteca marvel Vengadores nº 1 y Marvel Gold Capitán América 1, Panini), y como hacía 15 años de su última aventura, se impuso una actualización de su origen, para darlo a conocer a los nuevos lectores.

En el Tales of suspense #63 (marzo 1965, biblioteca marvel Capitán América nº 4 y Marvel Gold Capitán América 1 Panini) la historia sería recontada, repitiendo uno de los creadores, el maestro Jack Kirby. En esta revisitación sigue haciendo acto de presencia el presidente Roosevelt (tan sólo en la tercera viñeta de la segunda página) y desaparece el jefe del F.B.I. para ser sustituido por un general. Se mantiene la tienda de antigüedades como tapadera del laboratorio donde se realizará el experimento, aunque la joven disfrazada que en la historia original era la agente X-13 aquí pasa a ser la agente R, dejando libre la numeración usada en 1941 para un personaje muy influyente en todo el devenir del héroe, Sharon Carter, la agente 13 de S.H.I.E.L.D..

Curiosamente se mantiene la fisionomía del creador de la fórmula, pero cambia su nombre, y pasa de ser el profesor Renstein a ser el doctor Erskine (posteriormente se aclarará este malentendido), y el resto de la historia se mantiene inalterable, siendo el asesino del científico un anónimo espía nazi.

Tres años más tarde, los autores de la historia anterior (Lee y Kirby) deciden recontar y ampliar un poco el origen del Capitán América en el Captain America #109 (enero 1968, biblioteca marvel Capitán América nº 4). Kirby ha mejorado sensiblemente su trazo en este trienio y el entintado de Sid Shores le da un acabado a los lápices del rey mucho más intenso de los que les confería Frank Ray.

La narración amplia un poco los detalles, de manera que podemos ver el desembarco e infiltración del espía nazi en el experimento secreto, así como el encuentro entre Rogers y Renstein (en esta historia el científico vuelve a su nombre original) anterior a la ejecución del experimento.

Y por primera vez conocemos el apellido del asesino alemán: Kruger. Además, es un general el que propone a Rogers ser sujeto del experimento, mientras que en los cómics anteriores, Rogers ya está en la sala de rayos cuando entran los secretos espectadores militares a la misma. El propio Renstein acompaña a Steve a través de la tienda de antigüedades.

El aspecto físico del científico muta en esta ocasión para asemejar sus rasgos a los de Albert Einstein, de manera que el apellido Renstein esté mas que justificado sobre lo que, de momento, fue un error de denominación, creando una simpática referencia al físico judío (recordemos los orígenes semitas de Kirby).

Mientras que en la aventura de 1941 el experimento era anónimo y en el Tales of suspense #63 se le denomina “Operación Renacimiento”, en esta ocasión encuentra una denominación mucho más concreta: “Proyecto Super Soldado”.

A la vuelta de seis convulsos años en América, y tras una de las mejores saga del personaje (La saga del Imperio Secreto, en la que se recreaba y adaptaba el escándalo Watergate), Steve Englehart y Sal Buscema con las tintas de Vince Colleta, vuelven a narrar el origen de un Capitán América totalmente descorazonado por los sucesos sufridos. Era el Captain America and the Falcon #176 (agosto 1974, biblioteca marvel C.A. nº 13).

La narración muestra una primera imagen de Steve Rogers visionando los documentales cinematográficos que llegaban de los ataques nazis, retratándolo aún más como un idealista dispuesto a todo por defender la democracia (“Supe que los nazis estaban podridos en el momento en que les vi” piensa Steve).

En este número, ya no hay denominación del experimento, que vuelve a ser anónimo y secreto, así como se pierde al personaje femenino con máscara de anciana, del que solo vemos un brazo limpiando una pistola futurista.

El resto de la historia tan sólo contiene la vuelta a los orígenes de la fisionomía y apellido del profesor. El apellido Erskine y su parecido con Einstein son cosas del pasado. Es una vuelta a los orígenes, extrayendo los detalles más significativos de la historia.

Los acabados de Buscema y Colleta son mucho más dulces y menos oscuros que los de Kirby, aunque la narración es mucho más amarga, debido a que Steve la está recordando tras los tristes sucesos vividos en los últimos números hasta llegar al Captain America #175.

En otro orden de detalles, es curiosa también la evolución que ha sufrido el desarrollo del experimento en sí. Mientras originalmente Steve es inyectado con el suero, en la segunda narración el joven americano se bebe la fórmula secreta, en la tercera es bombardeado por rayos y en ésta última versión se mezclan la inyección con los rayos. Tres años más tarde, Roy thomas y George Tuska vuelven a recordar el origen del personaje en tan sólo dos páginas, con el peor resultado posible en el aspecto gráfico, con la vuelta a la fisionomía “einsteiniana” del profesor y con la fórmula bebida. Era el Captain America #215 (noviembre 1977, biblioteca Marvel C.A. nº 19), posterior a la tercera vuelta de Jack Kirby a su creación, en unos números que intentaban comenzar desde cero, pero que no llegaron a calar en el público.

Son números bastante obviables.

No sería hasta el final de la etapa de John Byrne (y con Roger Stern al guión) que se reescribiría con todo lujo de detalles el origen del héroe, coincidiendo con su tetragésimo aniversario.

En el Captain America #255 (marzo 1981, Capitán América ed. Forum v.1 nº 15-16, Colección Marvel Héroes Tomos Semanales nº 3 Panini) comienza la epopeya con el presidente Roosevelt leyendo el dossier de Steve Rogers (aquí nos enteramos de la infancia del héroe y del inicio de su motivación antinazi) ya que ha sido seleccionado para el Proyecto Renacimiento (nombre con el que se queda el experimento oficialmente). A continuación entra el general que lo recluta (del que por fín conocemos que se llama Phillips), y se lo lleva a la tienda de antigüedades, pasando por la agente disfrazada.

Y es por fín en este número que se corrige el baile de nombres del científico. El profesor es presentado a Steve como Renstein, pero Rogers lo identifica rápidamente como el famoso bioquímico Abraham Erskine, explicándose que se ha utilizado una identidad falsa para ocultarlo tras haber sufrido, supuestamente, un accidente mortal (todo ésto, con la intención de tenerlo oculto de los enemigos).

El experimento vuelve a ser un suero bebido al que sigue un bombardeo de vitarrayos, y el fatal desenlace se desarrolla como siempre. La única diferencia está en que la narración ha ocupado SIETE PÁGINAS, la mayor extensión del origen del Capitán hasta el momento (amén del gratificante trabajo de Byrne apoyado por las tintas de Bob Sharen) a las que siguen otras tantas con la primera aventura del héroe tricolor y su escudo triangular. Otro detalle que nos regalan estos autores en el cómic es el momento de la entrega del escudo circular por parte del presidente, el cual sustituye al triangular y efímero.

Para celebrar los cincuenta años del Capitán América, en 1991 se ponen a la venta cuatro novelas gráficas bajo el título de “Adventures of Captain America” (editadas por Forum en su colección Prestigio números 40-42-44-46 de 1992) en las que Fabian Nicieza en el guión, Kevin Maguire a los lápices y Terry Austin en las tintas nos relatan el primer año de existencia del supersoldado. Es el relato más extenso y mejor trabajado de todos los tiempos sobre el origen del abanderado. Sin embargo se eliminaron ciertos elementos característicos de la historia.

El presidente Roosevelt y la tienda de antigüedades abandonan la historia y dejan paso a la narración de un proceso de selección en el que Steve Rogers es elegido entre cuatro candidatos para servir al experimento de Erskine (otra vez con un aspecto similar al de Einstein). La figura femenina representada por la agente X-13 (la que se camuflaba bajo el disfraz de anciana) es sustituida por la teniente Cynthia Glass, papel que inspira al de Peggy Carter en el film del “Primer Vengador” (interpretado por Hayley Atwell). Salvo por el detalle de que el experimento es una combinación de bioquímica y radiación (similar a la versión de Stern), el resto de la historia se sucede tal y como conocemos.

Lo positivo que aporta esta novela gráfica es hacernos llegar el experimento como un proceso largo y estudiado, y no como una anécdota sucedida en poco menos de media hora, como hasta ahora habíamos visto. Años después, Robert Morales ampliará este concepto en su obra “Capitán América: La verdad”, para hacernos conocer al primer Capitán América, introduciendo el elemento de las pruebas piloto realizadas con personas de color antes de realizarlo sobre Steve Rogers (denunciando y emulando el famoso experimento de Tuskegee, mediante el cual el Servicio Médico de Salud norteamericano utilizó a 399 indigentes negros como cobayas para observar los estadios de la sífilis, en su intento de hallar una cura contra la enfermedad entre 1932 y 1972, cura que, al final, no les sería inyectada a ellos).

Posteriormente ha habido otras revisiones del origen del personaje, pero que poco más han aportado a lo ya comentado en este artículo. Quizás podríamos salvar de la quema la genial miniserie “El Proyecto Marvels” donde Ed Brubacker hace un ejercicio de composición cronológica, poniendo en orden y en una sola narración los orígenes de los personajes que nacieron en el seno de la Timely Comics, tales como Namor, La Antorcha Humana original o el Ángel, y entre los que no podía faltar el Proyecto Renacimiento con el general Phillips, Heinz Kruger, Abraham Erskine y Steve Rogers.

Capitán América: El primer vengador (crítica de la película)

Posted in CRÍTICAS DE CINE, MARVEL: CAPITAN AMERICA with tags on Martes 9 agosto 2011 by obivalderobi

Yo era de los escépticos que pensaba que con el largometraje “Iron Man”, Marvel había llegado al techo de calidad en sus producciones. Y tras la “decepción” del film dedicado al dios del Trueno (Thor), mi mente albergaba dudas con respecto a la producción dedicada al Capitán América.

¡¡¡HOMBRE DE POCA FE!!!

No sólo ha superado con creces las expectativas puesta en él, sino que ha pasado a ser la mejor película del género superheróico hasta el momento.

Por supuesto existen licencias argumentísticas que la diferencian del cómic, pero la trama está tan bien hilvanada, que las licencias no hacen sino engrandecer la historia.

Para los que nada saben del personaje, el hecho más importante conseguido por el director es la transmisión del sentido del honor que posee Steve Rogers, y que hace del protagonista de la historia un verdadero héroe. Es elegido para un experimento por su alto nivel de honor, respeto por la vida y valentía, y para nada influye ni merma la elección el que sea enclenque y canijo, ya que desde el primer momento, la personalidad de Steve (fuerte y tímida a la vez) brilla por encima de los fisicamente cualificados para defender el país.

Chris Evans sorprende en su interpretación, al igual que lo hace la inexpresiva Hayley Atwell (Peggy Carter) que sin ser una mujer de pasarela (con el único atractivo físico de los hoyuelos en sus mejillas o su exhuberante busto) encarna fielmente a la luchadora dura y encarnizada que se siente atraida por los altos valores de Steve. Una militar fuera de contexto real, ya que en la Segunda Guerra Mundial, el papel de la mujer en el conflicto se reducía a atender enfermos y ordenar agendas, pero que hace que el film sea del agrado de los que leen las películas desde lo politicamente correcto hoy día.

La encarnación del megalómano Cráneo Rojo es sublime, tanto por la interpretación de Hugo Weaving (reclamo un podium en el olimpo de los frikis para este actor, tras encarnar a Elrond [Señor de los Anillos], V [de Vendetta] y al agente Smith [Matrix]), como por el excelente tratamiento de sus facciones en el terreno de los efectos especiales. Cráneo es majestuoso a la vez que pérfido y malvado. Es el lado oscuro del Capitán, aquello en lo que podría haberse convertido si la elección hubiese recaído en una persona de pocos valores. Johann Smichdt (nombre real del villano) no se conforma con intentar emular a Hitler, su superior, sino que a sus espaldas planea hacerse con el poder del mundo por encima de su líder, creando un reitch propio llamado HYDRA (genial adaptación de la organización terrorista de los cómics).

En cuanto al ritmo de la trama, momentos épicos alternados con momentos románticos y salpicados por gotas de humor finamente destiladas, hacen de “Capitán América: El primer vengador” un film al alcance de todo tipo de público. Valores como la lealtad y la amistad, la responsabilidad y el compromiso, y los tintes dramáticos que tiñen la vida del personaje en los estertores del largometraje dejan al espectador satisfecho y con ganas de más.

Por supuesto, y hablando del Capitán América, no puede faltar la contextualización nacionalista típica de los americanos, en situaciones como el espectáculo al que se ve abocado Steve para recaudar fondos y animar a los jóvenes a alistarse. Una situación divertida en la que se aprecia lo ridículo que puede quedar el colorido uniforme del cómic puesto en escena, aunque da pie a crear toda una mitología en torno al héroe, donde entrarían de lleno los cómics de la época (incluso vemos como se vende el Captain America #1 real, editado en 1941), dando a entender que la línea argumental de los cómics es ficticia, con respecto a lo que va sucediendo en la vida real (el film).

Y es que, a pesar de la idea errónea que muchas personas se hacen de este personaje, en el Capitán América del cómic (al igual que el de la película) no encontramos la historia de un fascista nacionalista que esté todo el día comiendo tarta de manzana y pateando comunistas.

En el Capitán América conocemos la historia de un hombre desplazado de su tiempo. Steve Rogers queda congelado en 1942, cuando las relaciones humanas eran menos complejas y su sociedad yanqui estaba en el apogeo idealístico del sueño americano, y despierta 70 años después (en la película, ya que en el cómic tan solo pasaron 20 años) en lo que, para él, es el mundo de la “Metrópolis” de Fritz Lang, una sociedad tecnológica donde todos las personas que él conocía han muerto, y donde sus valores se ven “pasados de moda”.

Las licencias que diferencian al cómic de la película son varias (SI NO QUIERES SABER MÁS DATOS SOBRE LA PELÍCULA ANTES DE VERLA, ESTE ES EL MOMENTO DE DEJAR DE LEER EL POST):

    1. Peggy Carter como militar de rango: En el cómic original, Peggy es una luchadora del frente partisano francés al que Steve ayuda en su lucha contra el frente nazi. Tener que incluir toda la situación de la participación francesa en la 2ª Guerra alargaría innecesariamente el film, quedando la amada del personaje para elmetraje como una mujer militar de fuerte carácter dentro del proyecto “Supersoldado” (aunque, repito, es un anacronismo adaptado a reflejar una igualdad entre hombres y mujeres inexistente en esa época).
    2. El rescate del hielo: En los cómics originales (Avengers #4 de 1962) el Capitán América es rescatado del hielo gracias a los Vengadores. En la película (y para no adentrarse en futuras producciones) el Capitán es rescatado por un equipo de investigadores que descubren la gigantesca nave hundida en el hielo. Éste es un detalle que podrá escocer a más de un aficionado, pero que no deja de ser más que anecdótico para el devenir de la cinta.
    3. La muerte de Bucky: En el cómic original, Bucky muere al explotar un avión dirigido por el Barón Zemo, explosión de la que se libra Steve antes de caer al mar del Norte y quedar congelado. En la película, la pérdida de Bucky es igual de traumática, aunque en este caso muere al caer hacia la nieve, en una escena incluida en la persecución dentro de un convoy ferroviario que transporta las armas de Cráneo Rojo. En ambas situaciones, la impotencia de no poder salvar a su querido amigo marca al personaje amargamente.
    4. La inclusión de Howard Stark: El padre del futuro Iron Man (Tony Stark) aparece aquí para intentar dar unidad a los distintos largometrajes que conforman la franquicia vengadora. Howard Stark no fabricó el escudo del Capitán en el cómic (al igual que el hombre de arena no fue el asesino del tío Ben en Spider-man), pero es cierto que Stark Enterprises fue iniciada por él y heredada por Tony, y, efectivamente, Howard fabricaba armamento para el ejercito de los Estados Unidos.
    5. El escudo: Muy habilidosa la forma de incluir ambos escudos, el triangular (el cual tan sólo llevó Steve Rogers en DOS números de 1941) y el circular. Y, aunque en el film se comenta que el escudo está hecho de vibranium (sin hacer referencia al origen de dicho metal), en realidad el escudo estaría fabricado con una aleación única de vibranium y adamantium (el metal de las garras de Lobezno).
    6. Identidad pública: En origen, la identidad del Capitán América tan solo era conocida por los militares de alto rango. Cuando Stan Lee rescata al personaje en 1962, mantiene el anónimato, pero en algunas ocasiones, su identidad secreta fue conocida por el público. Aquí se ha optado por la actualidad comiquera en sus dos vertientes (ultimate y marvel, o, lo que es lo mismo, Mark Millar y Ed Brubacker), y es que la identidad del Capitán América es pública, cómo símbolo patriótico que es. Asunto lógico, teniendo en cuenta que en casi todos sus enfrentamientos lucha a cara descubierta.
    7. La personalidad de James “Bucky” Buchanan: En los cómics, Bucky era la mascota de Camp Leigh, campamento en el que está destinado Steve Rogers (que es el mismo de la peli), haciéndose pasar por un soldado atorrante, al más puro estilo Clark Kent, mientras que Bucky es un chaval huérfano acogido allí, siendo además la mascota (el chico de los recados) del fortín, el cual descubre por casualidad la identidad del Capi y, por culpa de ésto, Steve lo convierte en su “sidekick” (compañero juvenil, muy típico de los cómis de los 40 y 50) para preservar el secreto de su identidad. En la película pasa a ser el mejor amigo del enclenque Rogers, militar alistado que respeta a su amigo pero que le aconseja no seguir adelante con su patriotismo intentando alistarse. Posteriormente, el Capitán lo rescatará en su primera misión heróica, para perderlo amargamente al final del film.
    8. Los Comandos Aulladores: Este nombre corresponde a los militares que aparecen en la película como los primeros rescatados por el Capitán. En los cómics, este grupo fue liderado por Nick Fury, el personaje del parche que encarna Samuel L. Jackson en los distintos momentos finales de las películas anteriores de Marvel, y en alguna ocasión se ayudaron mutuamente Capi y comando. Aquí se permiten la licencia de desvincular a Nick del grupo, siendo la figura más sobresaliente del mismo Dum Dum Dugan, el irlandes del sombrero de hongo encarnado por uno de los malos malísimos de la serie “Mujeres Deseperadas”, Neal McDonough (el hombre de color del grupo no es Nick, sino Gabe Jones, agente de S.H.I.E.L.D. en los cómics). Sin embargo, se incluye en este grupo a James Montgomery Faslworth (interpretado por J.J. Feild), el cual nunca perteneció a los comandos aulladores, ya que él era otro enmascarado luchador contra el mal en Inglaterra, el cual toma como nombre de batalla el de su bandera, UNION JACK.
    9. La Valkyria: La gigantesca nave en la que se escenifica la lucha final entre Cráneo y el Capitán es una adaptación del segundo durmiente que creó Kirby (los durmientes eran robots fabricados por Cráneo y que estaban ocultos, esperando atacar a la sociedad americana cuando sus amos hubiesen perecido [???]), introduciendo en el film parte del fantástico mundo dibujado por uno de los creadores del personaje, el genial Jack Kirby. El aspecto exterior de la nave es abrumador para el espectador, a diferencia de la amenaza “infantil” (son cómics de los sesenta) de los durmientes.
    10. El cubo cósmico: En los cómics, este artefacto es una creación de I.M.A. (Ideas Mecánicas Avanzadas, otra organización terrorista), mientras que en la película es un artilugio robado a los mismísimos dioses (¿nórdicos?). Y es que un mecanismo capaz de contener tal cantidad de poder (y convertir en realidad los deseos de su portador en los cómics) es más lógico que sea creación de seres superiores, añadiendo así un hilo de continuidad con Thor y el final de su película.

Quiero hacer mención especial al cameo del admirado y siempre venerado Stan Lee, con un pequeño diálogo chispeante y simpático. ¡¡¡Cuanto ha de agradecer el cine y los lectores de cómics a este ancianete hiperactivo!!!

No quiero terminar este análisis sin recomendar, nuevamente, que nadie se vaya de la sala hasta que terminen todos los créditos, si quieren ver el avance de la próxima producción Marvel, LOS VENGADORES (The Avengers). Están todos los que son, pero no sabemos si son todos los que están (al margen de saber que en la foto faltan Ojo de Halcón y Tony Stark, los cuales están fuera de plano).

Podéis leer otra crítica igual de entusiasta, pero con detalles que a mi se me han pasado en el blog de  mi sobrino http://comicsen8mm.com/2011/08/10/opinion-capitan-america-el-primer-vengador/